La fuerza del Equipo - María José en Medina del Campo - 2016

Nunca se me ha dado nada bien expresar mis pensamientos por escrito, soy más de hablar, pero voy a intentar narrar mi primera experiencia en la carrera por equipos celebrada  en Medina del Campo.

 Llevo dos años en el equipo y, aparte del reto de superación que supone cada entrenamiento y cada competición en la que participo, quiero destacar por encima de todo dos momentos especiales. Uno de ellos fue en Boiro en la liga de Clubes de duatlón y otro es el que voy a contar.


Nunca dejes de soñar - “El Abanderado”

Vaya vaya ….que vida esta; aquí estoy escribiendo unas líneas sobre las sensaciones de la competición en un deporte que desde hace algunos años me ha parecido muy atractivo; pero que nunca me había atrevido a disfrutar…… y de pronto no solo lo estoy entrenado , sino que además puedo trasmitir mis sensaciones.

Todo empezó con un: “Me he apuntado al campeonato de Duatlón en  Soria”


La importancia de vivir en el momento presente

Ding ding… un whasapp , ¿qué es esto?

No reconozco el número …¿¿Blog-Triatlón ??…¿¿una crónica del finde ??

ahhh es  Charlie!!!!! Okok…lo pille!!!!        Un millón de pensamientos diferentes pasan en un instante por mi mente…. uno se repite continuamente.

“LA IMPORTANCIA DE VIVIR EN EL MOMENTO PRESENTE”                    


Esa sensación salvaje que te recorre...

Esa sensación salvaje que te recorre cuando agarras la parte baja del manillar y disfrutas de la velocidad mezclada con la agonía, no tiene precio.

Una última mirada de complicidad con los compañeros y cinco, tres, uno. La siguiente hora da para mucho: hay miradas al reloj, gritos de ánimo, lluvia, frío,  e incluso un paseo por el barro con las calas puestas. Pero lo más bonito para mí, es que juntos hemos sido capaces de otear, como Alexander Supertramp en Alaska, un terreno desconocido de nuestras capacidades, apretando los dientes para ayudar al compañero, al equipo. Y por supuesto, el compañerismo –no puedo no repetirme-, que se traduce, por ejemplo, en Pepe arrodillándose a colocar las zapatillas a un José Manuel aterido y acalambrado.


Arriba