Crónica de una muerte anunciada

¿Qué puede pasar si juntas a 15 personas que lo único que tienen en común es el deporte que les une? Pues dos cosas; una, que te pases el día hablando de triatlón, de bicis, de ruedas, de marcas, de tiempos… o de temas escatológicos. Cenando (pasta, por supuesto). Pues eso, así pasamos nuestra agradable estancia en la bella casita del monte  (muy recomendable por cierto) rodeados de vacas…y de monte. Todo un retiro espiritual, para lo que estaba por venir,  (podría decirse que Juanma y sus temas), pero no, lo siento, sólo hablaré de la competición. Allá vamos. 

Después de comer pasta durante un fin de semana entero, (estoy segura de que mi cuerpo no llevaba sangre, llevaba macarrones) por fin llega el momento de competir.

Ha llegado el gran día: suena el despertador,  me visto y bajo a desayunar… y …se me rompe el mono. Ya veis, ha tenido cuatro años para descoserse, en cualquier carrera anterior, y decide que 10´ antes de salir, es el momento oportuno.


Cuando los nervios se convierten en abrazos

Nunca se me pasó por la cabeza, hace escasos cuatro meses, que este día llegaría. Pero llegó. No sé si sería la curiosidad, mi amistad con Juanma o ese gusanillo de la competición lo que me hizo apuntarme al club. Pero todo eso se convirtió en entrenamientos, risas, sudores y, no vamos a engañarnos, alguna que otra cerveza ...

Y así fueron pasando las semanas y fui mejorando poco a poco. Hasta que llegó el momento de apuntarse a las competiciones. Todos hablaban del duatlón por equipos de Boiro del año anterior y siempre lo hacían con una sonrisa en la cara. Así que no lo dudé ni un segundo y me apunté, pensando que saldrían varios equipos.


La fuerza del Equipo - María José en Medina del Campo - 2016

Nunca se me ha dado nada bien expresar mis pensamientos por escrito, soy más de hablar, pero voy a intentar narrar mi primera experiencia en la carrera por equipos celebrada  en Medina del Campo.

 Llevo dos años en el equipo y, aparte del reto de superación que supone cada entrenamiento y cada competición en la que participo, quiero destacar por encima de todo dos momentos especiales. Uno de ellos fue en Boiro en la liga de Clubes de duatlón y otro es el que voy a contar.


Nunca dejes de soñar - “El Abanderado”

Vaya vaya ….que vida esta; aquí estoy escribiendo unas líneas sobre las sensaciones de la competición en un deporte que desde hace algunos años me ha parecido muy atractivo; pero que nunca me había atrevido a disfrutar…… y de pronto no solo lo estoy entrenado , sino que además puedo trasmitir mis sensaciones.

Todo empezó con un: “Me he apuntado al campeonato de Duatlón en  Soria”


Arriba