Un recorrido que comenzó bastante rápido los primeros 3 kilómetros (Paseo San Antonio, avenida Mirat, calle Zamora km1, Plaza Mayor, calle San Pablo km2, Rector Esperabé, puente Romano y vuelta por el puente Rodríguez Fabrés km3).

Después tuvimos un tramo del km 4 al 6 más dificultoso con la cuesta de Oviedo, el Botánico, Libreros... Cogimos aire bajando calle Compañía y afrontamos de nuevo la cuesta de la calle Ramón y Cajal, nos dieron el avituallamiento y un corto tramo llano en el paseo Carmelitas para acto seguido subir la avenida Villamayor km6.

 

Leer más...

Una mañana cálida de verano, los girasoles miran al este, está amaneciendo.

Siento nervios, estoy ansioso, quiero más.

Mi cuerpo me lo pide, mi cerebro me lo exige.  

Desayuno pensando en lo de siempre, en volver a hacerlo, antes o después, sé que quiero volver a sentirlo.

Leer más...

Todo comienza a las 5:00 de la mañana, cuando no aguantas en la cama ni un minuto más, apenas has dormido de los nervios y decides levantarte. Bajas a desayunar y se sienten los nervios en la sala de todos los deportistas. Hay un silencio diferente que a uno se le clava a fuego en la cabeza. Te centras en tu desayuno y te subes a la habitación a prepararte.

Coges el bus que te lleva hasta el Lago de Landa, allí comenzará todo.

Entras al Box y das los últimos retoques a tu bici (colocas los bidones, los geles, las barritas, das presión a las ruedas…)

Te pones el neopreno y ves a toda tu familia allí pendientes de ti, no hay dinero en esta vida para devolverles todo el esfuerzo que van a hacer ellos hoy por ti (1ª).

Te abrazas con todos, unos pequeños ejercicios de movilidad articular y escucho los últimos consejos de mi hermano. Nos vamos al agua y que empiece la fiesta!

Leer más...

Día 14 de Junio, cita ineludible para el Club Triatlón Salamanca. El Triatlón de nuestra ciudad, Half Iroman, distancia 70.3, I Desafio Castilla y León Ciudad de Salamanca. Unos 200 aprox triatletas de ambas categorías femenina como masculina, se dieron cita a las 8 am en el río Tormes. Una mañana fría y con algo de lluvia, pero eso no desmotivó a los valientes que se enfrentaron al dicha distancia.

1.800-90-21.1 km. Para unos uno más, para otros un reto o un sueño. El Club tuvo representación tanto en la carrera como en la calle, gracias a todos los compañeros que no les importó madrugar para verlo desde el tendido animando y apoyando a los compañeros que competían.

Leer más...

Levantarse y comer un plato de pasta a las 5:00 de la mañana. No tienes hambre, pero te lo comes porque sabes que te va a hacer falta.  Es una más, del gran cúmulo de sensaciones diferentes que sientes cuando te pones un reto en un deporte que es nuevo para ti. 

La cita era a las 8:00am en el Tormes, al pie de la catedral de Salamanca, hasta llegar ahí, han pasado muchas horas, muchos entrenos, muchas “sensaciones”. Y vuelvo a hablar de sensaciones, porque lo más importante que he aprendido con este reto es a saborear “sensaciones”.

La sensación de nadar por primera vez con un traje de neopreno, de notar realmente como te deslizas por el agua, de percibir la eficiencia de cada pequeño movimiento,  la “maravillosa sensación” de hacerlo en aguas abiertas, de nadar sin ver el final, de perderle el miedo al tiburón que sólo existía en mi cabeza y sobre todo y por encima de todo de nadar acompañado y de acompañar nadando.  Porque dicen que la felicidad compartida se multiplica y yo en el agua, soy feliz.

30” antes de dar el pistoletazo de salida de mi carrera más importante del año estaba relajado y disfrutando del agua.   

  

Leer más...

Arriba